29/3/12

Intrusos en nuestro compost

Ya hice una entrada sobre la gran ventaja de utilizar nuestro propio compost para fertilizar nuestro jardín o macetas. Es una solución ecológica para deshacernos de todos los restos de  materia orgánica sin llenar la bolsa de basura de hojas de lechuga, mondas de patata etc.


Algunos componentes que podemos arrojar a nuestra compostera
Las composteras podemos adquirirlas en grandes superficies o viveros, y son simplemente un recipiente de plástico (normalmente cuadrado-piramidal)con capacidad para unos 150/200 litros con una tapa en la parte superior y una escotilla en la inferior para recoger el humus.
Uno de tantos modelo de compostera


Ahí podemos depositar los restos de hojas y pequeñas ramas y todo lo biológicamente degradable, si ponemos materiales no adecuados como plásticos o chapas de botella, simplemente con el tiempo lo recogeremos junto con la tierra de abajo seguramente intactos pues no se degradan.
Junto con el humus suelen salir grupos de lombrices de gran tamaño, si es que previamente hemos puesto algún abono a base de compost de lombriz, para iniciar el ciclo de desarrollo, como podemos ver en la foto de abajo.


Estos animales oxigenan la tierra y producen unos excrementos cuya textura y nivel de fertilización los hace idóneos para todo tipo de plantas y árboles. Un tierra pobre puede ir poco a poco haciéndose más fértil a base de añadir este compost.
Yo antes lo compraba por sacos en un vivero de cactus a cuyos propietarios les dediqué una entrada no hace mucho, podéis verlos aquí , hasta que me fui haciendo autosuficiente y de vez en cuando recojo un buen cubo de abono con textura terrosa que mezclo entre la base de plantas en tierra o tiesto sin peligro de exceso de abono que pueda dañar la planta.
Pero el tema de los intrusos no es este, sino otros más dañinos y que caen a montones cuando recojo el compost, se trata de las larvas de escarabajos, cuyo tamaño varía dependiendo del momento de crecimiento de la larva.



Aquí os muestro la gran cantidad que cogí en una sola toma de un cubo de tierra más o menos.
Un recipiente de unos 30 cm casi lleno, y los que quedaron en la compostera.
Estos futuros insectos no son nada beneficiosos, en su estado larvario si los ponemos en tierra se nos comerán las raíces y no sabremos de donde nos vienen los males, y en su estado de adulto se nos pueden merendar los capullos de flores en todo su esplendor.

Estas larvas fabrican un capullo como una nuez, con detritus, y al cabo de un tiempo (pueden ser dos meses, depende de la especie) sale el escarabajo adulto, que se alimenta de fruta madura y pétalos.






Detalle de larva de escarabajo todavía dentro del capullo

Otro detalle de estos capullos del tamaño de bellotas

Matándolos no vas a evitar que siga habiendo en tu jardín. En cambio, si están ahí es porque es su lugar ideal, mejor que estén ahí que no en otro sitio, porque necesitan hojarasca, humedad y oscuridad.
Con ellos acaban de forma natural los ratones y otros animales y si están fuera del suelo (cosa difícil como no los pongas tú mismo) las aves. 

Estos mismos que recogí no duraron ni una mañana pues a los pájaros les encantan.
Detalle de un escarabajo casi formado en el capullo de compost.


Por todo ello os recomiendo que los tengáis controlados pero sin preocupaciones, únicamente vigilar al extender con la paleta la tierra obtenida que no lleve visitantes indeseados antes de añadirla a nuestras plantas.
Yo particularmente suelo cribar el compost una vez recogido y así aparto todos los gusanos blancos sin excepción y las hojas grandes que no se han descompuesto, también los tronquitos y material que vuelvo a añadir arriba de la compostera, para continuar el ciclo.
Como veis en la foto mi artilugio no es un cedazo al uso, una simple rejilla de freidora vieja me hace el apaño, y la textura resultante se aplica muy bien con una pala de jardinería entre la tierra de las macetas o en el jardín.


Un cubo de unos 5 litros, suelo recoger cada vez que abro la compuerta de la compostera. Las lombrices hacen un gran trabajo.
En la criba de tierra, también recojo las lombrices que vuelvo a depositar en la compostera.


Otros tipos de escarabajos como las mariquitas son un eficaz tratamiento anti pulgones pues se alimentan de ellos, pero no es este el caso, estamos hablando de verdaderos glotones talla grande.
Para el césped también son dañinos por su propia voracidad y por la de los pájaros que lo destrozan para buscarlos en las raíces.
Aquí nos explican un poco el ciclo de estos insectos.
http://buckeyeturf.osu.edu/mmanager/sites/default/files/packages/extracted/BT2-184/BT2-184.mov


Bonitos pero dañinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada